9 nov. 2010

Noviembre Dulce


No hace mucho, decidí montarme en un tren con destino a ninguna parte.

Me gustaba recorrer cada vagón, cada uno de los reservados de su telón.

Le pregunté al Instructor cuál era la parada que me recomendaba. - No sé para qué pregunto si al final nunca hago caso de las sugerencias.-

Me fumé un cigarrillo a escondidas que me supo a poco...

Y empecé a recordar cómo me sentí cuando me dijo: "Mis sentimientos han pasado de largo sin saludarse."

Se trataba por vez primera de un tren solitario. Un tren sin retrovisor. Acumulaba ocho miles en sus raíles y sin embargo olía como a algodón. - En el fondo pensé que "tenía de solitario lo mismo que yo".-

Agarré todas mis maletas y las llevé a una estancia de criogenización...

Si tras mi parada regreso, las despertaré para que todo pueda volver a estar en el punto en que está hoy.

Próxima parada... Noviembre Dulce...

Me sonó a película, así que supe que esa era mi nueva estación.

... ¿Billete de ida y vuelta?... Sí! Pero la vuelta abierta, por favor.


3 nov. 2010

Ojos verde piscina


Cuántas son las ocasiones que recuerdas, cúantas, las veces en las que te has sumergido en el pregón popular que aclama acerca de que los ojos son el reflejo del alma!

Siempre existe un punto en el que deben, y convergen las diferencias.

Nací y vine al mundo con el Sol colándose por los agujeros de los bosques en mis ojos. Crecí y viví entre espejos y cristales, entre fondos de piscina... y mares.

Ahora busco rastreando el abismo y me cuestiono si es mejor salir o no a la superficie.

Se nos educa en la belleza. Se nos dibuja enmarcados en la supuesta perfección. Se nos diseña para un funcionamiento similar al de la inercia.

No hay un protagonista responsable si al recoger los frutos éstos son desechables, pero sí una responsabilidad protagonista si la cosecha resulta abundante.

Hoy solo sé que no sé nada... debe ser que la llegada del invierno congela la vida de mi bosque. Puede ser que la luz siga peleándose entre indiferencias y dudas.
Es posible que tanta vida haya convertido los claros en un denso ramaje, y los pájaros que sobrevuelan perciban que resulta impenetrable...

Ojos verde piscina... ojos de fango salvaje.


19 oct. 2010

Suenan notas de colores


Ya está aquí la primavera...

Sus dedos recorrían su embalaje para arrancar una a una las cintas que impedían que se abriera. Sus manos ardían, moldeaban los hierros que forjaban el que hasta entonces había sido su rígido esqueleto. Sus ojos... desnudaban la timidez que escondía tras su muro de cristal, vestían la vergüenza que había estado durmiendo sobre piedras. Sus labios acariciaban la ingenuidad que había rechazado tras las heridas de tantos inviernos.

Por fin, al fin, la primavera...

Suenan notas de los colores que con ella llegan. Se oyen llantos de las flores que fueron muertas. Se escuchan sostenidos y bemoles con cada rama rota de un árbol, de cada una de sus médulas. Ecos de rosas, claveles y hortensias. Gritos de fragilidades que son belleza... cantos de su extraña fortaleza.

Y llega pronto la primavera...

Bailan millones de abejas acelerando el ritmo de toda esta naturaleza. Danzan niños ingenuos ante el desconocimiento de la fugacidad del tiempo. Vuelan pájaros vigilantes anotando el registro de todo este movimiento.

Amigo, te digo, que ya está aquí la primavera!

Podemos escuchar en sus pasos nuestras espuelas. Podemos oír cómo las flechas se deslizan por el viento cuando lanzan los arqueros. Sabemos aliarnos a los enemigos que tienen su nacimiento en nuestros inviernos. Tenemos naranjas, y amarillas, también rojas. Tenemos todo lo que no queda, en ellos, de la llegada de la primavera.

Llueve. Son las nueve de una tarde cualquiera de domingo. La playa está desierta. El estómago del invierno engulle las gentes. Aún llevamos las botas puestas. Venimos de la montaña y del barro, de buscar la primavera.

Cae la noche. Lo que oyes son las arpas del mar y de sus cuerdas. La orilla aún sigue despierta. Merece la pena que todo siga una noche más en vela.

Podemos correr... podemos cantar, nadar y tropezar de nuevo.
Podemos sentir cómo el frío quiere cortar nuestra piel y congelar nuestros huesos.
Podemos ser libres en el camino mientras nos hacemos viejos.
Podemos vivir la primavera aunque ahí fuera es el invierno el que reina.

Podemos elegir soñar... cómo nos llega la primavera.


13 oct. 2010

Arranca!



Manos a la obra. Esto es tan solo el principio...

Me rindo. He estado pensando en exceso. He estado sintiendo demasiado. He estado peleándome contra un muro que siempre ha tenido todas las de ganar.

Me dejo. No es que tire la toalla. Todo lo contrario. En el final, lo entenderás.

Domingo. Resacón estrepitoso sin venir a cuento. (Ya no te busco porque nunca te encuentro).

La noche pasada fue realmente extraña. La mañana siguiente extrañamente real.

Son las doce de la mañana y ahí fuera está nublado. La cabeza me duele horrores y primores. En mi cama faltas tú. Nunca te he tenido bajo mis sábanas pero, faltas.

Todos los días pienso en mis padres, en mi preciosa y única amiga M, en mi hermano y su niña que es como de la familia. Nunca me cuestiono si los quiero o no. Simplemente, se que los quiero.

Domingo. Me duele la cabeza y no solo por la falta de hidratación. Café, cigarro, ducha y arranca!

No se qué tipo de cambios se están dando en mi últimamente pero tengo que ir a ver a mi padre.

No tengo coche propio. Me apodero de alguno de los de mi familia cuando siento urgencia por conducir. Suele ser, frecuentemente.

No tengo demasiada paciencia al volante. Siempre me ha gustado la velocidad pero a medida que van pasando los años algo en mi me dice que vaya más despacio.

Domingo. No se si puedo hacerme cargo de esta furgoneta. El alcohol de ayer hace que mi visión esté borrosa. Estoy cargada. Me siento pesada. Arranca!


La carretera del norte en dirección a mi Galicia es preciosa. Puedo haberla recorrido más de cien veces pero nunca me agotaré.
Cuando el día está nublado te acoge una sensación de melancolía que no es fácil de explicar.

Noventa kilometros hora... ahora cien... ciento diez... Más despacio! Siempre vas demasiado rápido!

Me rindo. He estado corriendo en exceso. Hagamos una pausa...

Hay un final en esta carretera pero hoy no tengo prisa por llegar. Quiero disfrutar de cada minuto, saborear cada espera hasta saciar. Por qué no frenar. Todo estará cuando llegue, como tenga que estar.

Me dejo. No es que tire la toalla. Todo lo contrario. Se llama disfrutar.

Domingo. Bajo las ventanillas. Veo claros en los valles sobre los que voy rodando. Veo mares entre el cielo y esta autovía sin final.

Ochenta. No más. Botón de encendido. Frecuencia aleatoria... "One wild night"! Probando... y cantando!

Ojalá encontrara palabras para explicar esta sensación... Alguna vez habeis reído enredados en un beso?

Nunca me cuestiono si quiero algo o no. Si pienso todos los días en ello... entonces, se que lo quiero.


30 sept. 2010

Nunca se sabe...


No. Esta vez no…

Tienes razón. Odio las mentiras por encima de todas las cosas pero mi capacidad para olvidarlas cuando creo que el motivo es sincero no tiene límites.
Sin embargo… es la incertidumbre lo que me machaca. Es la pérdida de control ficticio lo que siempre me atormenta.


Supongo que en esto nos parecemos.

Hoy me vuelvo a sentar, siempre a la espera. Siempre… hay algo que no llega.
Hoy vuelvo a escribir. Para ti. Para mi. Quizá, de alguna manera, así me escuches. Se que puedes hacerlo aunque no quieras.
Hoy enmarco estas letras. Te lo debo. Me lo debo. Intentaré explicar por qué esto que siento.


Me llamo Laura. El origen de mi nombre es el latín, de historias y héroes… de mitos y reyes. Nombre femenino del laurel o triunfo. Victoriosa. Me expreso por medio de la perseverancia. De ahí mi, a veces, estúpida lucha por conseguir mis sueños. Soy extremadamente emotiva pues no se de límites. Me escondo bajo una racionalidad excesiva porque estoy cansada de las decepciones. Amo las innovaciones y la realización del potencial de la persona. Me caracterizo por ser muy exigente y adoro enamorarme del misterio. Soy muy consecuente y cuando estoy segura de algo… simplemente lo estoy. Siento que todas éstas, mis virtudes, son también mis mayores defectos.

Se como te llamas. El origen de tu nombre es germánico, de cuentos y guerreros… Nombre masculino del inteligente y atrevido. Osado. Te expresas por medio de la perseverancia. De ahí tu, casi siempre, inconstante lucha por conseguir tus sueños. Vamos! Se que también estás lleno de emociones… se que cuando apuestas, te la juegas. Ardiente, dinámico… no te cabe el corazón. Haces de la idealización una realización. Te escondes bajo una sobriedad solemne porque estás cansado de las decepciones. Eres mente de pensamiento desbordado que eleva las ideas. Sientes fuego por descubrir lo oculto y tu intuición te lleva a enamorarte del potencial oculto de las cosas. Amas lo limpio, lo luminoso… lo sincero e inteligente. Sientes que todas éstas, tus virtudes, son tambien tus mayores defectos.

Solo son nombres…
En el fondo, ahora mismo, tan solo somos un par de idiotas en medio de una batalla de poder que no tiene sentido. En este momento nuestras virtudes son nuestros mayores defectos. Tan cerca… y tan lejos.


La verdad es que te quiero conocer porque siento que te conozco. Me veo en ti. Te veo en mi.
Si! Es de risa…

Quizá, juntos, podríamos vencer el miedo.

La explicación es sencilla… Pero ninguno de los dos creemos que esto puede ser cierto. Ya no más normas. Esto… no responde a criterios.

No hagas más las cosas dificiles. No alargues la espera. Este es mi momento. Es tu momento. Por qué no rendirnos por una vez? Estoy cansada de luchar. Déjame alcanzar mis sueños. Acompáñame… te prometo que te cuidaré. Mi fe es frágil, pero mi creencia en ti derrumba todos mis miedos.

No desaparezcas.

No. Esta vez no...


14 sept. 2010

ARMAGEDDON


Armageddon es un término bíblico que sólo aparece en una ocasión en los más de 7000 versículos de la Biblia, en Revelación o Apocalipsis capítulo 16, versículo 16. De ahí que también se use como sinónimo de Apocalipsis, o desastre fatal y terrible. Se refiere generalmente, al fin del mundo o al fin del tiempo, mediante catástrofes en varias religiones y culturas.


Existen predicciones en la tradición Gaudiya Vaishnava respaldadas por predicciones en el Bhavisya Purana de una batalla tipo "Armagedón" que se llevará a cabo en un futuro cercano.

Algunos estimaban que esto ocurriría en el año 2006.

Pero la naturaleza de esta batalla es notable, en que, es básicamente una batalla interna basada en el miedo (bhaya), y no una guerra mundial de alcances nucleares.

Los enemigos internos reales en esta batalla están identificados: lujuria, ira, avaricia, orgullo, ilusión, envidia.

Estos están acompañados por dos enemigos externos: hambre y sed.

El arma para derrotar los seis enemigos internos (astra) se revela como los

nombres sagrados de Dios que son entonados en un rezo.

Aquellos que no se refugien en los nombres sagrados de Dios en estos tiempos críticos

serán ignorados y por lo tanto serán destruidos por estos enemigos.

Este es el día del juicio final.

Aquellos que se resguarden en el señor al llamarlo por sus nombres serán liberados

y les será concedido el amor puro de Dios,

y ellos heredaran la tierra.




Estoy en el medio de mi particular Armageddon
Revelación o Apocalisis
El fin del tiempo... y
Sentido como una catástrofe

Estoy ante un futuro cercano

Conformo uno de los dos bandos de la batalla
Apocalipsis o Revelación
Una batalla interna basada en el miedo
El Juicio Final... y
Sentido como una pérdida

Y si pronunciara tu nombre?
Heredaría la Tierra?

HOY NO HAY PALABRAS
PERO SIEMPRE HAY LETRAS
Y ÉSTA QUE SIGUE
RESUME MI BATALLA

6 sept. 2010

Lluvia



El mundo es un lugar realmente grande...

Puedo observarlo desde la mirilla de mi puerta. Y hoy tengo la llave para abrirla y empezar a caminar tenga o no una dirección previamente establecida.

Eran poco más que las seis de la tarde. Llevaba todo el día haciendo Sol pero yo sabía que al final del día terminaría por llover.

El día había trancurrido como cualquier día corriente y moliente. Nada especial. Todo tenía el mismo olor fétido que había estado oliendo los últimos días. Nada tenía un sabor particularmente diferente. Todo me resultaba extremadamente monótono.
Aún hoy, cuando intento repasar cada momento previo a la lluvia, las imágenes se entremezclan y no puedo atribuir cuál fué su significado entonces. Las gotas de agua ya no caen con la misma inclinación que lo hacían.

Alguna fuerza incomprensible me llevaba a pensar que todo iba a cambiar en el momento menos pensado.

En mi casa hay un cuarto al que llamo "desastre". Hasta que cambié de armario su marco estuvo cosido con retazos de lamentos de lo que podía haber sido.

Su ventana guardaba mil y una fotografías de otros tiempos. Tiempos que había ido levantando uno a uno hasta desprenderme de cualquier carga del pasado... hasta convertir la carga en la maleta de mis conocimientos.

Así es la vida... Un potencial que se mece entre las pérdidas y las ganancias. Una continua lucha de poder en la que no quieres ser vencido.

Llevaba puesto un short estilo "muy americano", una camiseta vieja "de hacer deporte" y unos calentadores a rayas que me llegaban casi a la altura de la rodilla.

Llevaba puesto un conjunto de lamento y aburrimiento ornamentado con sueños que eran viento. Sueños que volaban alto esperando el momento.

Recuerdo que todo se encontraba especialmente desordenado. La ropa del fin de semana pasado estaba tirada por el suelo. También un pijama y ropa interior que tenía que echar a lavar. Era un caos molesto y agotador que me estaba quitando la vida pero que yo permitía.

En este mi "desastre", sobre la ventana de aquel entonces mi "armario", yacían apoyadas mis ruedas. Habían corrido largos kilometros durante los últimos días.

Mi prisa vital estaba intentando ser contenida.

Abrí la mirilla, el ascensor no funcionaba (menudo día!), bajé escaleras abajo precipitando una caída. Calcé mis patines. Los rodamientos podían aguantar un último viaje.

Instalé en mis orejas los auriculares de mi iPhone. Tenía que sincronizar una emisora que me dejara llevar como por inercia.

Puse la música a todo volúmen y abrí la última puerta.

Ya nunca nada me iba a hacer sentir como si viviera en un barco a la deriva.

Mi pelo era aire. Mis ojos, luz. Mis pies levitaban sobre un océano de fuego. Mis manos flotaban en un eterno mar en calma. Mi alma latía y mi corazón soñaba.

Me encontraba en un punto muy lejano al bullicio. Libre... expansiva... fluída.

Eran poco más de las ocho de la tarde. Sin embargo, algo me decía que ya no tenía prisa. Mi ansiado Sol caía y dejaba paso a la Luna que ya no quería seguir dormida. Los túneles se habían agotado y llegaban a su término en un banco de madera roída. Me senté en él. Estaba exhausta tras tanta huída. Mi luz se mantuvo observando como se agotaba, finalmente, el día.

Su presencia sonó a tambores. Ritmos de países lejanos y de paisajes cercanos. Su voz me desgarró como la primera y única vez que había querido oirla.

Su boca sabía a sal. Sabía a mar... Mi, seguro, mar en calma con muchas precipitaciones.

Y supe que, al fin, llovía.


9 ago. 2010

El cielo es azul, la tierra blanca



El color del cielo es producto del efecto óptico de la difusión de la luz del sol a través de las moléculas del aire atmosférico. En este matiz intervienen las ondas lumínicas de escasa amplitud (azulada) y de corta longitud, que se dispersan en todas las direcciones.
Si se observa el color de esa porción de aire iluminado, se verá azulado debido a las partículas de polvo q se encuentran en el aire.


Negar los sentimientos, la espontaneidad... es negar el alma.
La vida no es más que un suspiro y cuando un momento llega, rápidamente pasa.
Cabe en nuestra esencia renunciar a vivir con alma?
Amor mutuo, amor rendido, amor que espera impaciente. Cuando el tiempo se pierde el amor se deshace.
El lamento de lo que pudiera haber sido se graba para no borrarse.


22 may. 2010

Cambio de armario


El verano quería entrar por la ventana pero yo me resistía a guardar las ropas de invierno...

Las botas de borreguillo me tenían mal acostumbrada. Resultaban cómodas incluso de combinar. Las gruesas prendas me permitían salir de casa sin necesidad de pasarme horas observándome frente al espejo. No había querido verme. No me hubiese gustado observarme sumida en aquella extraña sensación.

Resultó un invierno largo. Era fácil seguir prolongándolo.
¿Cuándo llegaría el momento en el que me sintiese preparada para ver la luz del Sol?

Algo así como la inercia me llevó a entrar en el baúl. La vieja habitación se había convertido en un cajón desastre donde mil imágenes se montaban una encima de otra hasta filmar una mala película. Yo ya la había visto. Pero no era de noche y no tenía más tiempo que perder gastando horas en malas calidades, en ficción para no pensar, en comedias románticas que insultan al romanticismo.

Había ido empapelando las paredes con recortes imprecisos y mal situados. No encajaban. Tal vez nunca lo habían hecho del todo. Esa decoración ya no me gustaba. No me identificaba.

Saqué la ropa de verano preparando un cambio de armario. Me solté el pelo. Me sentí cómoda, segura, concisa... me sentí Yo.

Me quité las zapatillas para poder vivir el suelo. Estaba limpio. También fresco. Un escalofrío recorrió mi cuerpo y me alzó el brazo. Comencé arrancando el borde de una fotografía que formaba parte de la ventana por el paso del tiempo. Me resbaló por la cara la lluvia de la primavera. Seguí levantando imágen a imágen todos los recuerdos. Abril ya había pasado. Tan solo quedaban resquicios del pegamento. Me ocuparía de quitarlos cuando llegara el momento.

Subí la persiana que tanto tiempo llevaba bajada y según entraba el Sol algo se escapó. Abrí de par en par la ventana. La lluvia se secó. El aire por fin entró... y la ropa del armario, por estas fechas, finalmente mudó.




4 ene. 2010

Magia para crear genios... o monstruos?


Ya están aquí de nuevo los Reyes Magos. Nunca se olvidan de hacernos una visita al año. Algunas veces, si el año ha ido bien, vienen cargados de regalos... otras no tienen ni para pagar un vaso de leche. Sea como sea... algo siempre cae.

Ahí... los niños... con interminables listas de cosas que, previamente y durante semanas, han sido "marketizadas" y "subliminadas" por la sociedad del consumo.

Ahora bien, solo algunos Reyes son Magos, es decir... todavía creen en la magia. Qué no les van a dar a sus niños!!! Si el niño quiere una playstation, pues una playstation... que quiere un ordenador!!!... pues un ordenador!!! Que un perro!!!... pues compremosle al nene el perro y luego si se cansa lo llevamos a la perrera... Allí les consiguen dueños con fincas. Y, por supuesto, son más felices al aire libre que en un piso de ciudad!!!

Benditos Reyes Mágicos!!! Qué puede hacer "playschool" frente a "nintendo"!!!

Este año... dejándome caer por los centros "comerciantes", observé cómo la magia se centraba en ordenadores (con programas educativos, claro!), máquinas de consolar (consolas, vamos!) que aumentan capacidades en los güajes, y teléfonos móviles de última generación que en manos de los niños se parecen a los antigüos "nokias gigantes".Espeñuznante!!!

El problema es que esto no se va a poder cambiar. Es el único invento que sustituye a la niñera!!! Mientras el niño se mantiene ensimismado a menos de medio metro de la pantalla... los mágicos pueden disfrutar de más magia (osease... libertad!). Una niñera, sería, en todo caso, finalmente más cara.
Yo, no es que esté a favor de una opción u otra. No me gusta demasiado ninguna de las dos.

Lo que a mi me gusta es recordar el momento en el que mi hermano y yo ibamos a buscar tres vasos de leche... dejábamos a su lado, a los pies del árbol, dos cartas llenas de tachones y ensuciadas del chocolate del otro día... hacíamos que dormíamos para intentar ver cómo los Reyes entraban por la ventana con nuestros regalos.
Lo que a mi me gusta... es, simplemente, soñar.





EL PROGRAMA ES GRATUITO... QUÉ DETALLE MICROSOFT!!!