10 dic. 2008

Uno Crece o Se Enriquece?



No cabe duda de que nuestros conocimientos teóricos influyen en nuestro camino en la vida. Pero hay otros conocimientos, en ocasiones desapercibidos, que tienen mucha más calidad.

En este sentido la meta no es lo importante. Lo crucial es el camino que recorremos para llegar a ella. Es en éste donde encontramos la felicidad pues nunca hay una meta final. Si así fuera, pasaríamos a ser algo estático, estaríamos en continuo ralentí. Las metas sirven como motor de cambio pero la mala definición de las mismas nos frenan. Cuidado!

De qué sirve tener conocimiento si no tenemos calidad? Acaso somos meros robots que ejecutan? Cabe distinguir dos tipos de personas, con dos calidades distintas... Aquellas que pasan por alto el camino y viven sólamente el ahora en sus no-vidas no-comprometidas y aquellas que aún no siendo tan brillantes (teóricamente) aportan más luz que las primeras.

Yo prefiero comprometerme conmigo misma, prefiero buscar la felicidad en el camino y tener calidad como persona.

Probablemente la vida no tenga por qué ser justa pero indudablemente sí tiene un sentido y éste no reside simplemente en enriquecerse o ser valorado por los demás. Mi sentido va un poco más allá: Yo prefiero enriquecerme como persona y crecer utilizando todo mi potencial, no sólo el que pueda ser requerido por los demás.

Crecimiento o enriquecimiento?

Por desgracia, el enriquecimiento es una condición necesaria en nuestra sociedad pero no es una condición suficiente, no asegura la felicidad.

El crecimiento, sin embargo, es una condición suficiente que, con una alta probabilidad, nos enriquecerá.

10 Comments:

mmarin said...

Lo que a mí me gustaría es una combinación equilibrada de las dos,y si hay defecto de más, que sea por parte del crecimiento(qué evidente, no? jajjaja)

Pero últimamente,y con eso me refiero a años, no sólo a un pasado cercano, noto cierto exceso de condimentos en el personal, y corro el riesgo de tener malas digestiones de por vida...

Cuidado, no me excluyo del grupo, por que¿Quién no se ha salpimentado de más alguna vez????
Besossss.Y a crecer ;)

Un vaisseau amiral des vents said...

Una con gorro amarillo y por la calle 4 que opina... jejeje.

Desde mi punto de vista, crecer y enriquecerse son la misma cosa. Pero somos nosotros los que tendemos a asociar el crecer y enriquecerse, a conceptos puramente teóricos. Nos aferramos a los libros y pecamos de medir a la gente por lo que tiene en el coco, no por todo lo que guarda dentro.

Pienso que no nos puede dejar indiferentes la riqueza de las personas. Los que valen por si mismas, cuando apartamos las caretas, los libros... y todas las cosas inútiles que, valga la redundancia, aparentemente enriquecen la apariencia.

En estos casos, cuando nos escudamos en nuestra apariencia, hay algo que no falla y que nos pone los pies en el suelo de nuevo: el mapa de la piel.
Ese nos dice, lo que tenemos, lo que somos y lo que hemos sido. Es la única que no nos engaña.

Saludos!

CuanMarce said...

Estoy de acuerdo, el crecimiento brinda mucha satisfacción. Aunque creo que no está reñido con la abundancia económica. Pienso que es importante usar todos los recursos que el Universo pone a nuestro alcance. Y el dinero, nos guste o no es una fuente de energía hoy por hoy.

Estoy totalmente de acuerdo contigo cuando dices que hay personas que se pueden escapar de sus vidas tratando de estar en el misticismo constante. Pero se podría argumentar que como ellos son los que dan significado a sus vidas, si ese es el que quieren, pues es tan válido como otro cualquiera. Personalmente yo prefiero vivir. La vida es una aventura maravillosa.

Sin embargo, eso de vivir el ahora tiene su magia y se puede lograr aun estando involucrado con la experiencia. Es un equilibrio, pero es posible.

Un saludo.

Laura M. Cañamero said...

MamáMarín (como es habitual ya para uno de nuestros blogeros favoritos llamarte)... aué gusto Hija!!! Tú siempre entiendes mi idioma perfectamente. Y eso que en más de una ocasión es ardua la tarea de leer entre mis líneas. Un besazo.

Laura M. Cañamero said...

Niña... (MaríaPer, si te molesta te utilizo tu nombre pero para evitar confusiones con otra amiga... te parece bien?)

Me gusta tu comentario. Es bien cierto.
Es la primera vez que escucho "mapa de nuestra piel". Lo entiendo pero me gustaría leer una entrada tuya que se refiera a ello y así tenerlo más claro aún. A ver si te animas. Espero tu entrada. Besines.

Laura M. Cañamero said...

CuanMarce... entiendo lo que me explicas. No tengo intención de corregirte solo que quizá no me he explicado bien. El dinero para mí es requisito imprescindible, por desgracia, pero tambien pienso que la abundancia económica tendría que estar situada en la pirámide de las metas humanas en un eslabón mucho más inferior que otro tipo de metas puesto que si las metas más básicas, sea el crecimiento personal, no están rendidas, entonces, difícilmente podremos llegar a valor la abundancia económica como es debido. Quizá sea ese el problema fundamental. (Me gusta tu correción, en este sentido)... El problema de la prioridad de las metas (que ocurre con otros muchos motivos humanos). En función de la prioridad que nosotros le demos a la abundancia económica en nuestro sistema de motivos estarán dispuestos los valores que nos mueven a la consecución de los mismos. Y seguro que coincides conmigo en que éstos son los que finalmente determinan nuestra forma de ser y de estar en la vida.

Fuente de energía, Sí (sin duda)!!!
Sobrevalorada o mal asimilada/enfocada??? QUé opinas???

Vivir el ahora. Por supuesto!!! Pero la energía que requerimos para vivir según qué determinadas cosas a veces no es la más adecuada. No se trata de renunciar a la magia sino de saber cuándo la magia puede otorgar un significado valioso para nuestro crecimiento y cúando la magia puede suponer un deterioro y empobrecernos.

Muchas gracias por visitarme. Valoro mucho tus comentarios. Un Saludo.

Tordon said...

Tras los sólidos comentarios que me preceden, Dra. Laura, sólo me atrevo a aventurar que un crecimiento, razonablemente encauzado, deviene indefectiblemente en enriquecimiento. Incluso en el plano material.
También es conocido que el dinero, no da la felicidad, por supuesto, pero, ayuda a escoger la clase de desdicha que se prefiera.
Y es que -¡ya se sabe!,-en el hospital de la vida todos los enfermos queremos cambiar de cama…
Y muchas gracias, doctora, por lo de “bloguero favorito”. Vd tampoco está nada mal en esa estilizada silueta crepuscular que adorna su perfil.
Un abrazo

Laura M. Cañamero said...

Estimado Tordón: al leer sus palabras no sé si me atrevo a interpretar que está usted apoyando las mías o no. Igualmente, sean bien recibidas. Las críticas constructivas, indudablemente, devienen en un crecimiento personal positivo.
Ojalá el dinero sea algún día CONSTRUCTIVO PER SE.

-El dinero, no da la felicidad, pero, ayuda a escoger la clase de desdicha que se prefiera.-

Ante comentarios como los suyos no es posible no percibir.


Un Saludo.

CuanMarce said...

Pienso que sería muy bonito que todos supieran que dentro de uno mismo es donde reside el duende. Pero muchos no se han dado cuenta aún. Sin embargo tengo fe en la humanidad. El dinero es un invento maravilloso, permite que mis clientes no me paguen con chorizos. Pero las monedas solo tienen valor al cambiar de manos, para eso las inventamos, para no cargar con chorizos.

Algunos acumulan dinero porque tienen miedo, Como no van a tenerlo si las religiones, incluida la ciencia, les dicen que esto es un valle de lagrimas, la ley del más fuerte, la lucha por la supervivencia… Hasta que no construyamos un mundo más bonito en la mente de la gente, no tendremos un mundo más bonito.

Sé que es difícil vivir el ahora porque nos asaltan nuestro pasado y nuestro futuro. Al pasado a menudo vamos a rescatar nuestras culpas y al futuro a proyectar nuestros miedos. Mientras las culpas y los miedos nos acosen, no podemos estar en el presente.

Sin embargo solo desde el presente tienes el poder de cambiar las circunstancias y si estás totalmente integrado con tu actividad estarás en mejor posición de percibir más retroalimentación para tomar tu decisión de una forma más consciente. Esto no puede pasar si tienes la mente en un futuro que deseas controlar.

Dicho esto, también diré que estoy completamente de acuerdo con lo que creo que dices. A ver si te que entiendo: Quedarte en el presente sin querer mirar las culpas o los miedos que te mueven no representa un crecimiento de consciencia. Por eso si uno tiene que forzarse a estar en el presente será mejor que primero resuelva sus memorias y tenga consigo mismo las conversaciones que tiene que tener.

A mí me encanta soñar despierto. Irme al futuro como cuando era niño. Aunque he de confesar que ya he dejado de soñar con bellas durmientes. Ahora las prefiero despiertas. Pero bueno esto es irse por la tangente… Pienso que mis viajes al futuro me muestran que es lo que yo realmente quiero, así qué a mi silencio voy contento.

Yo también seguiré viniendo.

Un saludo.

Pele Ón said...

No sólo eso, sino que si no intentamos mejorar, empeoramos fijo