16 nov. 2008

Sabia Ignorancia




La cuestión es que tendemos a rumiar nuestros problemas, a hiperreflexionar en nimiedades, olvidándonos de lo verdaderamente importante: la importancia de las cosas reside en nosotros mismos.

Así acabamos otorgando nosotros mismos la etiqueta de gravedad a ciertos asuntos que se nos muestran "existenciales" cuando, en la mayoría de las ocasiones, es lo insignificante lo que nos está atormentando.

Es curioso, solemos elegir los caminos más fáciles pero cuando hay demasiado tiempo libre, cuando la opción más sencilla sería "elegir no elegir"... decidimos darnos un paseo por el sendero más tedioso.

Quizás es ahí donde reside la complejidad humana!!!

La solución reside en estas mismas palabras: no rumiación, no hiperreflexión. Es bien sabido popularmente que tanto el defecto como el exceso son cruces a nuestras espaldas.
Cómo hacerlo???

Posiblemente, eligiendo el camino menos fácil!!!


1 Comment:

mmarin said...

Una piedra, dos,un lobo, una montaña..La verdad que en este camino de "segunda" me estoy encontrando dificultades.Pero, espera.¿Qué es lo que veo detrás de la montaña? ¿Una gran luz? Ya me queda menos para alcanzarla