27 nov. 2008

Nos cortan las alas?


Parece que a veces la pluma con la que escribimos nuestra vida plasma las letras en sangre.
Constantemente atribuimos erróneamente. Es esto sano?

Debemos estar en temporada baja (o alta) porque las parejas que conozco, pocas, tras la crisis veraniega habitual, no paran de discutir por auténticas nimiedades. Incluso yo resulto, en ocasiones, estúpida en este sentido!
Es el "machaque continuo". Parecemos sadomasoquistas.
Al final, las dos partes acaban sintiéndose incómodas, enfadadas y con un humor "no humor".
Falta de Comunicación???
Sin ofender, creo que nos estamos dejando cortar las alas. Nos olvidamos enseguida de nosotros mismos casi siempre para complacer a los de alrededor. Luego pensamos que si hubiéramos hecho "esto" hubiera ocurrido esto "otro". Hay momentos en los que la vida parece no tener sentido.
Deberíamos pensar un poco más en nosotros mismos y dejar de ser el bastón del otro. Y el otro... debería hacer lo mismo.
Pero es que hay gente que no solo va por la vida con un bastón sino que, para darle de vez en cuando "vacaciones" (iluso!!!), tiene multitud y variedad de "a-polla-mientos", más falsos, pero que también le sirven para aligerar su carga.

Señoras!!! Vayan preparando unas tijeras. No estaría de más hacer un tijeretazo colectivo y empezar a escribir con otra tinta. Despertemos!!!



5 Comments:

Tordon said...

Cuando veo a una señora venir hacia mí, dando tijeretazos a diestro y siniestro, instintivamente cierro las piernas.
No seré yo el que discuta con una doctora, pero pensaba que lo virtuoso era evitar la prevalencia de nuestros propios intereses y servir de apoyo a los que nos rodean.
A mí siempre me habían contado que eso era lo que proporcionaba la verdadera felicidad…

Laura M. Cañamero said...

Amigo Tordón... tienes razón.
Hay días en los que me contagio de cierto negativismo.
A mí personalmente me encanta ser el bastón de la gente que quiero pero hay días en los que me gustaría que la gente a la que quiero se sintiera bien sin más, se sintieran optimistas.
Disculpa mis palabras. Tal vez no he expresado bien lo que quería expresar (o sí, no lo sé).
No sé qué edad tienes... pero eres conocedor del panorama actual de los jóvenes (no tan jóvenes) de hoy en día?
Tu señora seguro que es una señora feliz. No me cabe la menor duda.
Mis felicitaciones a vuestra naranja que no necesita de tijeretazos. No abunda.
Gracias. Valoro tus críticas constructivas.

Un Saludo.

Tordon said...

No te disculpes, Laura;De hecho,me pareces una chica muy madura para tu edad.
En cuanto a lo de la señora, no sé, no sé...Y es que no es lo mismo predicar que dar trigo...

Pele Ón said...

La verdadera victoria es la asimilación del adverario, no su destrucción. Y una señora cabreada, blandiendo cualquier arma (entre las que la palabra suele ser de las más afiladas) me hacen comprender a Napoleón: "La única manera de vencer a una mujer es retirarse".
No te engañes, Laura, que no eres pesimista. La ira es buena, si es proporcionada.
Un abrazo.

Anónimo said...

si, es verdad q hay muchas parejas q acaban confundiendo o pasando de la preocupacion y cariño mutuo a la dependencia extrema y malsana. ese siempre es un riesgo q esta ahi...
xa evitarlo, variedad, nada de soledad y una psicologia sana!
CrisPa